Babas (II)

Después de la última entrada, en la que induje babeos varios con las fotos del blog de mi hija, ahora toca sesión de babeo maternal:
¡Consuelo ha aprobado el examen de C2 de inglés!!!!!
¡Esta hija mía es totalmente AWESOME!

Anuncios

¿Me hacéis un favor?

Siguiendo con la tradición que comencé aquí, y que después continué aquí, hoy la entrada está dedicada a uno de mis vástagos con motivo de su cumpleaños. En esta ocasión se trata de Consuelo, la mayor, de la que ya os he hablado en repetidas ocasiones, por lo que no me voy a poner cansina loando sus virtudes (bueno, un poco, sí) sino que voy a ser un poco más prosaica.

bday collage.png

Como todos sabéis si me leéis habitualmente, este blog es consecuencia de la introducción en mundo 2.0 de mi hija, que el año pasado empezó a cocinar y a escribir un blog con sus recetas. La verdad es que no necesita que le haga mucha publicidad porque a día de hoy, a un año aproximadamente de haber comenzado, cuenta con 300.000 visitas y casi 3.000 seguidores en su Instagram, pero me he dicho, qué carajo, este año, en vez de regalarle cosas materiales (el molde y la máquina para donuts del Lidl no cuentan, ¿eh?) voy a regalarle algo mucho más intangible, pero que seguro que le hace mucha ilusión. Pero para ello necesito vuestra colaboración. Es decir, yo me encargo de poner enlaces con las fotos a su blog y vosotros os dedicáis a entrar y aumentarle el contador de visitas. Que no es que seáis muchos los que me leéis a mí, que tengo yo ahora, después de casi un año, las mismas visitas que ella en un par de días buenos, pero vaya, algo es algo.  Y además si le dejáis un comentario felicitándole el cumpleaños ya sería la bomba.

Y si algún alma caritativa decide (por voluntad propia, que aquí no se fuerza a nadie, pero bueno, arrieritos somos…..) clicarle en la publi para colaborar en el pago de la astronómica factura de la luz (que los bizcochos no se hacen a pedales), Iberdrola y yo os estaríamos tremendamente agradecidos.

Como observaréis si sois lectores avezados, el blog está íntegramente escrito en inglés. Pero no problem, si hay alguna receta que os llama especialmente la atención, o veis que el teclado se estropea debido al aumento proporcional del babeo por el visionado de las fotos, mándadme un correo a mí o a ella (fineas10@gmail.com o bien consuelodetejeda@gmail.com) y amablemente os proporcionaremos la receta en la lengua de Cervantes.

Por cierto, si alguien se lo pregunta, cumple 18 añitos, y como decía Paterfamilias, ya puede ir a la cárcel, votar (aunque total, para lo que hay por ahí, no sé si merece la pena), y si todo va bien, en un par de meses estará estudiando en Valencia, lejos de su mami, que ya no podrá disfrutar de estas estupendas recetas tan a menudo. Pero si me estás leyendo, que sepas que pienso ir a menudo a visitarte, y ya me puedes tener algo preparado a cambio de esas limpiezas que seguro le tengo que hacer a tu cocina.

Y no me extiendo más. Si alguien quiere conocer algo más a la cumpleañera y las cosas que he contado sobre ella, pinchad aquí y aquí.

Os dejo con la selección de fotos. Babero imprescindible, aviso.

Y MUCHÍIIIIIIISIMAS GRACIAS POR VUESTRA COLABORACIÓN.

http://honeyandfigskitchen.com/2014/03/lemon-ricotta-almond-cake.html

Lemon Ricotta Almond Cake {gluten free}

http://honeyandfigskitchen.com/2014/07/lemon-greek-yogurt-crumb-cake.html

Lemon Greek Yogurt Crumb Cake: it's made in your blender in just 5 minutes! And it's also quite healthy and super delicious!

http://honeyandfigskitchen.com/2014/02/skinny-bakery-style-donut-holes.html

http://honeyandfigskitchen.com/2014/01/skinny-high-protein-oreo-milkshakes.html

Skinny Oreo Milkshake: a high protein, low sugar version of your favorite summer treat!

http://honeyandfigskitchen.com/2013/12/starbucks-copycat-double-chocolate-muffins.html

http://honeyandfigskitchen.com/2014/04/salmon-tuna-burgers-spicy-garlic-lemon-alioli.html

Salmon Tuna Burgers with Spicy Garlic Lemon Alioli

http://honeyandfigskitchen.com/2014/02/perfect-vegan-chocolate-chip-cookie.html

http://honeyandfigskitchen.com/2014/01/skinny-brown-sugar-vanilla-cheesecake.html

http://honeyandfigskitchen.com/2013/12/mashed-cauliflower-chicken-shepherds-pie.html

http://honeyandfigskitchen.com/2013/11/brownie-la-mode-layer-cake.html

 

 

Buenas noticias y estrés

Esta es una entrada escueta. Simplemente para contaros que ando metida en la vorágine de listas de admisión, matrículas, residencias, preparativos de campamento, del viaje a Irlanda….. y que por tanto, no puedo dedicarme al blog tanto como quisiera. Sabéis que me gusta contestar a todos los comentarios pero entre todo lo que os cuento que tengo que hacer y que wordpress últimamente me está dando problemas y cuando intento contestar los comentarios se queda colgado, os habéis quedado sin respuesta unos cuantos, y eso no me gusta.

Tengo entrada programada para el día 24, pero hasta entonces solamente deciros que Consuelo ha sido admitida en Agrónomos en Valencia, ayer salieron las listas y por fin respiré tranquila, porque me quedaba la duda de si habríamos hecho bien la preinscripción o de si al final no la admitían por algún trámite tonto. El miércoles tenemos que estar allí a las 9:00 de la mañana para hacer la matrícula, así que habrá que madrugar (con lo que a mí me gusta). Aprovecharemos para ver la residencia donde se va a quedar porque la reserva la hice por internet y sólo sabemos cómo es por las fotos; luego está el cumple de Consuelo, el lunes 28 los dos chicos se van de campamento, el sábado los recogeremos y el lunes 4, Dios mediante, volaremos a Irlanda los dos mayores y la menda. Como véis, estrés del bueno, que no se diga.

Seguiremos informando.

Copiando, que es gerundio

Leyendo blogs amigos, parece que las neuronas están afectadas por el calor y no se nos ocurren temas para escribir. En mi caso, al menos es así. Odio el verano, me paso el día suspirando por las sombras  y rezando para oir eso de “Winter is comingggg” (se nota que estoy viendo Juego de Tronos, ¿eh?).

Como sabéis, he estado huérfana de ordenador porque el mío había sido sustraído por mi progenie mientras arreglaban el suyo. Pues bien, el susodicho ya ha vuelto del hospital, pero con un nombre distinto: ahora ya no se llama “portátil”. ¿Por qué? Pues porque lo que había cascado, además de la clavija de carga, era la batería, y después de dos intentos de compra de una meses atrás (en el primero, no le valía y cuando quisimos probarla, se habían pasado los días para poder devolverla, y el segundo, la batería era chinorri y ha durado un suspiro, y vete tú a reclamar al chino de internete), pues resulta que el ordenador funciona, pero eso sí, tiene que estar enchufado a la luz. Con lo cual me he convertido en la orgullosa heredera de un ordenador “portátil-a-enchufe” y mi nena se ha quedado con el mío nuevecico. Cría cuervos.

En fin, que me estoy enrollando, y yo lo que venía a decir aquí es que como no tengo un tema interesante del que hablar, y con el fin de aprovechar el tiempo que paso en la botica esperando infructuosamente que la gente coja un catarro por el aire acondicionado, o que le pique una avispa, o que se escagarrice, yo qué sé, nada grave que no me quede sin clientela, pero un poquito de por favor, que como no tome esto otro cariz, la hipoteca no la pago yo antes de jubilarme, hombre. Pues eso, que me aburro, y viendo que Covadonga ha escrito sobre un premio que le concedieron hace meses y que hace extensivo a todo el que pase por ahí, pues me lo apropio y digo ¡venga! vamos a contar siete cosas sobre mí (cosa harto difícil porque con lo cotorra que yo soy ya os he contado la mitad de mi vida).

El premio consta de varias partes, como agradecer al que te lo concede, nombrar a otros blogs…. pero paso, tíos, que como yo misma me lo he concedido, pues nada, pongo el logo y a otra cosa, mariposa.

1. Soy miope desde los siete años. Como mucha gente, diréis. Cierto. Pero aún recuerdo el día en el que bajando las escaleras del oculista yo iba dando saltitos y diciendo ¡qué bien, qué bien, que me han puesto gafas! y mi madre me dijo: “Tú eres toooooonta, hija mía”. No lo pillé yo en ese momento, pero ahora veo que la mujer tenía más razón que un santo, dada mi miopía galopante (no veo tres en un burro si no es con las gafas o las lentillas) y la absoluta rigidez de las leyes de la herencia (dos de mis hijos han heredado esta fermosa tara).

2. Según una de las tesis de Mandarica, soy muy de fiar. No concibo madrugar en domingo. Bueno, ni en domingo, ni en sábado, ni en cualquier día de la semana. Aún no comprendo cómo fui capaz el primer año de carrera de entrar todos los días a clase a las ocho de la mañana. Yo creo que fue mi otro yo, es imposible que yo consiguiera esa proeza. Con deciros que en el último año había que coger dos optativas de tres. Todo el mundo cogía la maría y una de las otras. Yo cogí las dos difíciles. Lo que me acabó de convencer fue que ese grupo tenía el horario de 11 a 14 horas. Aprobé. Éramos 8 en clase.

3. Me casé muy joven para los tiempos que ahora corren. Tenía 24 años, entonces me parecía que era muy mayor y ahora miro a Consuelo que cumple 18 la semana que viene y pienso que ni se le ocurra casarse dentro de 6 años, ¡que es jovencísima!!!! Por cierto, mañana hace 21 años del evento. Mes de aniversarios: felicidades a Dolega y Matt.

4. No me gusta nada el cine español, ni las series españolas. Aunque dicen que para poder opinar de algo hay que haberlo probado, y en este caso yo llevo sin ver nada de producción nacional desde años (bueno, exceptuamos la famosa peli de título apelativo a la genalogía y que ha sido famosísima estos últimos meses, y que por cierto, después de tanto bombo no me pareció para tanto). Pero vamos, que pienso seguir en la ignorancia, para flagelarme ya tengo bastante con los viajes a Irlanda.

5. Brad Pitt no me parece guapo. Ea, ya lo he dicho.

6. A Angelina Jolie directamente la detesto.

7. No sé usar twitter. No le veo la gracia. Me he hecho dos o tres cuentas desde que apareció y nunca las uso, mi tecnolerdez me impide que le saque partido y ya digo, no le encuentro el punto. En Instagram estoy haciendo mis pinitos, al menos sé darle al “me gusta” porque publicar fotos, no publico. Si alguien quiere seguirme soy 10boticaria, pero ya digo, creo que tengo una foto publicada y porque lo hizo Consuelo para que participara en un sorteo para ella.

8. ¡Uy! Si eran siete. Pues nada, os quedáis con las ganas de saber más. Yo ya he cumplido.

 

Sacrificios de madre

Érase una vez una niña (hija única) con padres hiperprotectores. De tal modo que nunca se fue a ninguno de los viajes típicos de fin de curso, ni en el colegio, ni en el instituto ni por supuesto, en la Universidad. Tampoco estudió idiomas porque eso suponía viajar fuera de España y eso a sus padres les parecía el acabóse.

Llegó el amor a su vida y dio con un apuesto varón lleno de virtudes pero entre las que no se encontraba la afición a los viajes. Así que transcurrió su juventud y llegó a lo que digamos es mediana edad (pero de muy buen ver, eso sí) sin haber pisado sus pies nunca un aeropuerto.

La feliz pareja se reprodujo, y llegó un día en que decidió que a sus hijos no les iba a ocurrir lo que a ellos, así que decidieron enviar a su hija mayor a pasar unas semanas en Irlanda, con el fin de que la joven perfeccionara el alto nivel de inglés que ya tenía, fruto de su facilidad para los idiomas (heredada de su madre, of course).

Pero los padres pensaron que mandarla en un grupo de estudiantes organizado en el que todo estaba incluido, viaje, estancia, curso…. aparte de ser demasiado oneroso para la economía familiar (cosa que luego se demostró que salió el tiro por la culata), impediría a la joven hablar todo el rato en inglés puesto que se relacionaría con todos los españoles del curso. Así que la madre se dispuso a buscar otra alternativa y encontró una página web en la que las familias de acogida ofrecían sus servicios y entabló relación e-epistolar con varias de ellas. Encontró una que le pareció idónea y mantuvo una conversación vía skype en la que se concretaron los términos de la acogida.

Quedaba sin embargo el tema del transporte aéreo, así que como la joven tampoco había viajado nunca sola se barajó la idea de utilizar la compañía Iberia en la que se ofertaba un servicio de acompañamiento para menores en el que personal de la aerolínea acompañaba a la joven en todo momento desde que los padres la dejaban en el aeropuerto hasta que la recogía el adulto responsable en la ciudad de destino. Pero los padres no estaban totalmente convencidos.

Hasta que un día el padre hizo una pregunta a la madre y la conversación transcurrió más o menos en estos términos:

-¿Por qué no te vas tú a llevarla?

-¿Yoooooooo????????? ¡Que llevo sin viajar sola desde que me iba a Valencia en tren!!! Y eso eran 200 km por tierra, yo, que siempre he dicho que si me subían drogada a un avión y me despertaba en Alburquerque (Nuevo México, no Extremadura), un suponer, me dispondría a buscar casa y trabajo, porque yo ya no regresaba de nuevo a España….Ni lo pienses, que aparte de llevarla, luego tendría que volver sola, y me daría un pasmo. Ni hablar.

Así quedó la cosa. Pero la mente de las mujeres, ya se sabe, maquina que es un gusto. Puede que el padre ni volviera a pensar en ello, pero la madre no dejó de darle vueltas a la idea. Así que tras varios días de discusiones ella misma con su conciencia, cual angelito y demonio cuchicheándole en la oreja, empezó a pensar: ¿y por qué no me voy con ella, cogemos el avión, la familia la recoje en el mismo aeropuerto y yo me espero allí mismo a coger otro vuelo y regreso el mismo día? Mientras, el demonio pequeñajo decía: ¿qué sentido tiene viajar a Dublín y no salir siquiera del aeropuerto? Así que su cabecita pensó: Pues me quedo una noche en un hotel cercano al aeropuerto y al día siguiente regreso. Pero tampoco parecía buena solución. Recordó todos los libros que había leído ambientados en Irlanda y lo mucho que le apetecía conocer aquéllos parajes. Así que se dijo: ¡qué cojones! Me cojo el fin de semana y pasamos las dos allí un par de días hasta que la familia la recoja.

Aquéllo suponía un sacrificio enorme para la madre. Obsérvese que ella no había salido nunca de su patria y mucho menos en solitario, siendo responsable de otro ser, en este caso su hija. Máxime siendo que iba a ser la joven la que tendría que hablar y relacionarse con los irlandeses puesto que el inglés de la madre dejaba bastante que desear.

Pero una madre es una madre, y ella estaba dispuesta a sacrificarse lo que hiciera falta por la sangre de su sangre.

Así que prepararon las maletas y allá que se fueron ambas dos. Pasaron el fin de semana en Dublin y la madre regresó afligida a España dejando a su hija en manos de una desconocida.

Cuando llegó a España, visto que su sacrificio la había hecho más fuerte y la había realizado como mujer, le espetó a su esposo:

-Mira, yo creo que ya que estoy puesta, voy a ir a recogerla, no vaya a ser la trampa que tenga algún problema en el aeropuerto y por lo que sea no le dejen salir de allí como es menor, que aunque lleve ese papel que hizo la Guardia Civil, ya se sabe que los papeles los carga el diablo, y lo mismo nos la dejan allí en el aeropuerto cual Tom Hanks en “La terminal”. Así que no te preocupes, que si hay que ir, se va.

El padre no se opuso. Así que dos semanas después, la que juraba y perjuraba que jamás se subiría en un avión, tomaba el tercero de su vida. Al que seguirían el cuarto, el quinto, y así hasta ocho puesto que al año siguiente sus ganas de martirio se habían agudizado (recordemos que cada vez que la madre volvía de Irlanda sentía que estaba mucho más realizada, dónde va a parar, y con una gran fortaleza interior) y volvióse a repetir la historia: dos viajes de ida y dos de vuelta, para llevar y recoger a la nena. Eso sí, ese año, con el fin de perfeccionar su lado masoquista, alargó la estancia unos días más puesto que le parecía que con dos fines de semana el sacrificio no era lo suficientemente profundo. No en vano, cada vez que llegaba de su viaje se ponía, cual hormiguita, a ahorrar tacita a tacita para poder costearse su martirio.

Este año, a menos de un mes de su particular ofrecimiento en el altar del sacrificio, ya está preparando todas las cosas. En esta ocasión, además, se lleva a su churumbel mediano. Y dado que la mayor ya va a ser mayor de edad, renuncia a su viaje para recogerlos y dejará que vengan ellos solos. Eso sí, para que el penaero no sea en balde, en el viaje de ida se ha reservado casi una semana, porque ir pá ná es tonteria, así que, qué menos que seis días para poder martirizarse con ganas.

Y para que todos los que esto leen tengan constancia de que es una historia real en la que nada se está exagerando, la que esto escribe se dispone a colgar pruebas de lo que dice, en la que se refleja la sordidez de los paisajes que tuvo que “disfrutar” durante su estancia en la isla verde durante los dos años anteriores, así como las caras de angustia y desesperación que reflejaban el inmenso sacrificio que una madre hace por sus hijos. He dicho.

  Imagen 138 Imagen 112 Imagen 051 Imagen 025 Imagen 026

IMAG1158IMAG1160

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen 109