Inicio » Uncategorized » Libros en febrero

Libros en febrero

Aquéllos que leyendo el post de libros en enero alucinásteis por la cantidad de libros que había leído, os quedaréis de piedra al ver este post, cargadito con NUEVE libros en febrero… Si alguien tiene curiosidad, os diré que suelo leer una media de dos o tres horas diarias, siempre después de cenar y antes de ir a dormir. Además ahora que ya me he cansado de Downton Abbey y mis clases de inglés se reducen a The Big Bang Theory, cuyos capítulos son de veinte minutos, pues me queda más tiempo para leer, así que diez libros tampoco son tanto, contando que algunos son tan chorras que se leen en un par de días sin dedicarle mucho esfuerzo.

-Un final perfecto, de John Katzenbach. Recomendación de Alter en el blog de Matt, un libro policiaco de los que tanto me gustan, pero que a la mitad se me puso un poco cansino. Tres mujeres pelirrojas desconocidas entre sí reciben simultáneamente una carta firmada por El lobo feroz en la que se les anuncia que van a morir. Desde el principio se sabe quién es el asesino, y eso no me hace mucha gracia. Aún así, se deja leer y quizá me costó un poco porque me lo descargué en PDF y al pasarlo a epub no me quedaron bien los párrafos, con lo que la lectura se hacía difícil.

No es de lo mejor que he leído en el género policiaco, pero le daré alguna oportunidad más al autor.

-El último merovingio, de Jim Hogan. Un agente de la CIA se ve involucrado en un asesinato ritual y decide investigar por su cuenta lo extraño del caso. Mucho viaje por todo el mundo, persecuciones en las que el bueno siempre sale indemne y multitud de datos para retener en el argumento que hacen que me pierda y no sepa de qué están hablando. Salen a relucir los Evangelios Apócrifos, como en todo libro de este estilo que se precie, e incluso hacen referencia a Albacete. No me ha gustado ná siquiera.

-Estupor y temblores, de Amelie Northcomb. Recomendación de Matt, que hizo la reseña en su blog. Es un libro autobiográfico del tiempo que la autora pasó trabajando en Japón. Es muy ligero de leer y muy divertido, un respiro de aire fresco después de la castaña que acababa de leer y de haber hecho un intento casi hasta la mitad con El túnel, de Ernesto Sábato.

-Caperucita en Manhattan, de Carmen Martín Gaite. El cuento de Caperucita trasladado a Brooklin donde vive una niña cuyo mayor deseo es pasear por Central Park. Muy fácil de leer, al fin y al cabo es un cuento, y mezcla fantasía y realidad. Me ha gustado mucho.

-Abrázame oscuridad, de Dennis Lehane. Es el mismo autor de Mistic River, que leí el año pasado y que me encantó a pesar de haber visto la película. Nada comparado con el merovingio de los cojones, en éste a pesar de que también hay muchos personajes e historias interconectadas, no te pierdes como en el otro. La historia es fácil de seguir y aunque va hacia atrás y hacia adelante porque los asesinatos del presente tienen conexión con otros ocurridos en el pasado, no tienes la sensación de andar perdido y en todo momento sabes donde te encuentras.

Es muy sangriento, eso sí, por eso después de leerlo cogí algo más ligerico, en este caso a Nora Roberts.

-La testigo, de Nora Roberts. Esta autora escribe novela romántica pero tiene algunos títulos en los que la trama no se reduce a la típica historia de amor chico-conoce-chica, sino que hay un argumento de misterio o crimen entre medias. Esta novela es de ese tipo: una chica de 16 años presencia unos asesinatos cometidos por mafiosos rusos y desde ese momento tiene que esconderse y buscar una nueva identidad para protegerse. Cuando ya parece que su vida se ha estabilizado y está fuera de peligro conoce a un policía en el pueblo que se ha establecido y decide poner fin a la farsa y acabar con la familia de mafiosos rusos con ayuda de su nuevo amor (obviamente, el poli).

No es una autora que vaya a ganar un Nobel, pero leerla es como estar en casa en bata y zapatillas, estás cómoda y sabes qué puedes esperar de ella, vas a pasar un rato agradable leyendo y nada más.

-Los enamoramientos, de Javier Marías. Recomendación de Miguel. Creo que es mi primera experiencia “completa” con un autor español contemporáneo, y digo completa porque he empezado muchas veces con otros y no consiguen engancharme, salvo alguno de Pérez Reverte. Me pasa con la literatura española contemporánea lo mismo que con el cine: se me atraganta, no hay más que un tema, la guerra civil, sea de un bando o de otro, y me aburre.

Tengo que decir que pese a mis recelos con este libro, me ha gustado mucho. Sobre todo la primera parte del libro en la que habla de los sentimientos de pérdida cuando alguien desaparece de nuestro lado. Lo que menos me ha gustado es cómo resuelve el final, pero la verdad es que tampoco podía terminar de otra manera.

-Los que vivimos, de Ayn Rand. Este es un libro que he visto en mi casa desde que era pequeña, pero que nunca me había llamado la atención. No sé por qué me la llamó cuando estaba buscando ahora qué leer, ya que ni sabía de qué iba. Es el que más me ha durado este mes, de hecho lo he terminado ya en marzo.

Es un libro triste, muy triste, cuenta la vida de una joven en el Petrogrado posterior a la Revolución Rusa. Describe con especial crudeza las condiciones de vida que el comunismo llevó a Rusia, así como el desencanto de muchos de los que participaron en la revolución y que vieron que nada de lo que se pretendía con ella se había conseguido, más bien al contrario, los problemas para el común de los mortales se habían agudizado.

La autora es rusa de nacimiento, pero con 21 años viajó a los Estados Unidos para visitar a unos familiares y allí se quedó. Además de escritora fue la creadora de una corriente filosófica, el objetivismo, caracterizado por el “egoismo racional”: el hombre debe ser un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros, quizá por sus vivencias en la Rusia comunista, donde el individuo era machacado en favor de la colectividad.

Pese a ser un libro extremadamente deprimente me ha gustado.

Y entre medias de todos estos he leído también los tres tomos del Tratado de las buenas maneras de Alfonso Ussía. Había leído el primero hace al menos veinte años y me hizo mucha gracia. Pensaba que ahora me gustarían también, pero la verdad es que me han decepcionado, se hacen muy repetitivos, y solamente los he terminado de leer porque eran ligeros, para descansar entre otras lecturas. Resultan cansinos y la verdad es que ahora con veinte años más ya no les veo la gracia. Totalmente prescindibles.

Anuncios

49 pensamientos en “Libros en febrero

  1. Dos cosas, una gran envidia por el tiempo que le puedes dedicar a la literatura. Otra, hay grandes autores españoles e hispanos contemporáneos. Excelentes.Es más, algunos buenos autores hay que buscarlos en ediciones digitales, en donde se corre, no mucho mayor riesgo que en la edición tradicional, de encontrar basura. Y estoy de acuerdo con Alberto, la guerra civil es una minoría. Hay fantasía, terror, novela histórica muy buena… dales una oportunidad.

    • Como ya le he dicho a Alberto, este mes de marzo ya he leído dos (ay, no, tres, me acabo de dar cuenta!!!) españoles, así que estoy batiendo mi record…. Y de hecho, uno de ellos ha pasado a formar parte de mi lista de favoritos, pero aún no voy a desvelar cual es, hasta que haga el resumen de marzo, por eso de crear expectación, jaja.
      Besicos.

  2. Yo leí la testigo y me gustó porque me entretuve sin darme dolor de cabeza, que era lo que me hacía falta en ese momento, y porque además no era una novela romántica al uso, lo cual se agradece. Biquiños!

  3. Pues sí que lees…. Yo estoy atascado a mitad de uno de 900 páginas y entre tanto leo otras cosas.
    El del merovingio es un poco tostón. Es de esos libros que parece que se hacen solos, metes unas cuantas palabras en un programa y te genera una novela. 🙂 Me lo leí hace mucho.
    Estupor y Temblores está muy bien. La pobre Amelie haciendo fotocopias todo el día, y rellenando el papel higiénico….. XDDDD
    El de Caperucita en Manhattan me lo apunto.
    Besos

  4. Me anoto uno que otro, especialmente el de Marías que nunca he leído nada de él.
    Uy, El túnel de Sábato, lo leí hace años, me gustó pero me puso tristísima, pese a ello me puse a leer El Ängel Exterminador, y no pude, me quedé a la mitad, sufrí muchísimo, aún ahora creo que no intentaría recomenzarlo.
    ¡Qué curioso! Yo también tengo un libro de Ayn Rand en casa y nunca lo he leído. Tal vez caiga este mes.
    Ahora mismo estoy leyendo Los Septiembres de Shiraz, y lo disfruto bastante.
    Saludos y qué bueno que estás de regreso.
    Q.Beta

  5. Pues no he leído nada de lo que has dicho. Estoy atascada con Dispara… y la verdad es que me está gustando, pero es tan largo, y tengo tan poco tiempo que me desanima. Me parece que me voy a poner con otra cosa más ligerita.

  6. Acojónate, el primero que dices me lo estoy leyendo ahora mismo, bueno, ahora mismo mismo no, en estos días digo, voy por la mitad y como bien dices creo que el título se refiere a que lo acabes cuanto antes, por la página 200 más o menos, porque es complicado aguantar más 🙂

  7. Pues por mucho que lo justifiques, yo sigo alucinada con la cantidad de libros que lees en un mes. Jajaja. Por cierto, ese libro de Katzenbach no lo recomendé yo. Yo recomendé algo de Katzenbach. De hecho, este libro ni siquiera lo he leído. Si no has desistido con el autor, te recomiendo “El psicoanalista”. Para mí es el mejor (de los que he leído hasta el momento). Un besote!!!

  8. Bueno, me quedo con tu recomendación de “Los que vivimos, de Ayn Rand”, que como sabrás es un tema que me toca hondo…Aunque no lo voy a leer ahora porque ando muy saturada precisamente del temita (qué hartura de Stalin, por Dios!)

    Sobre la literatura española contemporánea y la Guerra Civil…¿comorrrr? Debe ser que los has pillado manía pero ya te digo yo que no, que hay un montón de libros que no tienen que ver con eso. Por cierto, el de J. Marías también me gustó aunque he decir que se me hizo algo espeso allá por la mitad, pero es un libro, como muy “delicado”.

    Un beso superlectora!!! (y yo sigo con Saramago, jaja)

  9. De Martín Gaite, tengo tres títulos, pero no he leído el que nombras, es una de mis escritoras españolas preferidas, y otro con un género completamente distinto, es Juan Ramón Biedma…. ya tienes ahí otro español para explorar, jajaja.

  10. Mi hermana es una devoradora de libros como tú. Le voy a hablar de tu blog.
    Yo leo mucho más lento, normalmente porque leo de noche y me vence el sueño, pero me encanta.
    Mil besos

  11. Madre míaaaaa!!! Qué suerte poder leer tantoooooo!!
    Nos has dejado una buena recopilación de libros…
    Amélie Nothomb, tan ligera ella (en general…) tiene relatos cortos y “novelitas” que se leen de un tirón, y algunas en minutos (“Aspirina” tiene 2 páginas 🙂
    Martín Gaite está entre nuestras favoritas, lo mismo que Javier Marías…..
    Besos gigantes.

  12. Pufffff! a que horaaaaa lo logras???? ¿es por las guardias verdadddd? ¡di que si y miénteme! un besote desmadroso y si quieres algo ligerito lee “SEDA” creo que te gustarás 😛

    • Sí hija, sí, la verdad es que en las guardias se devoran libros, a falta de otra cosa, no te queda más que leer…
      Miraré el que me recomiendas.
      ¿Cómo llevas la bimaternidad? Kraken es un pimpollito, he visto fotos por ahí y está para comérselo.
      Besicos.

  13. Umhhh… Nuestra Kiria se llamaba así por la protagonista de “Los que vivimos”. ¡¡Qué párrafo final…!!!

    ¿Nos permite una recomendación de género negro que tanto le gusta?

    La serie de “pecados mortales” Lawrence Sanders sobre todo, el primero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s