Inicio » mi ego y yo » La niña de mis ojos

La niña de mis ojos

Vio la luz un 24 de julio hace 17 años. No se hizo esperar, llegó al mundo el mismo día en que yo salía de cuentas.

Fue precoz desde pequeña, empezó a decir sus primeras palabras con 5 meses, y con 7, ya saludaba y decía hola a la gente cuando iba en su carro y nos cruzabamos con alguien en la calle.

La lleve a la guardería con dos años y medio, y se empeñó en que quería aprender a leer. Su seño me dijo que era muy pequeña y que no la obligara,  pero me pareció peor no enseñarle cuando ella quería aprender. Le compré el Micho, y todas las noches había que enseñarle y leer algo. Cuando llegó el verano, lo dejamos sabiendo leer sílabas de dos letras. Ella lo siguió leyendo y terminó aprendiendo sola.

El año pasado se presentó al examen de B2 de inglés, sin haber pisado la escuela de idiomas. Aprobó. Este año ha hecho lo mismo con el C1.

En el colegio los deportes se le resistían. Cuando llevaba sobresaliente en todo, se tenía que conformar con notable en Educación Física. Pero el año pasado empezó a correr, a entrenar en casa en una cinta. De ahí pasó a correr en nuestro jardín en el campo (un circuito de menos de 200 metros, una y otra vez), y hoy se ha empeñado en correr por primera vez en una competición, sin haberlo hecho nunca.

Una media maratón, 21 km y 100 metros.

Y la ha terminado. En dos horas y cuatro minutos. Ha subido al podium como primera en su nivel (júnior-promesa).

Así que cuando dice que su blog va a ser famoso, que va a tener un restaurante en Londres o Nueva York, y mi madre le dice que tiene pájaros en la cabeza, yo ya me pongo a pensar en que me voy a poner para la inaguracion, porque está hija mía consigue lo que quiere.

Disculpad está entrada ñoña, pero es que hoy se me escapa el orgullo por los dedos.

Anuncios

39 pensamientos en “La niña de mis ojos

  1. Me encantan estas entradas ñoñas, me enternecen mucho, me dan envidia por un lado y por otro me enseñan que es importante estar orgullosa y tener fe en nuestras criaturas, claro que tú lo tienes fácil, y ella también porque cree en si misma.
    Besos

    • Evidentente, aunque haya contado todas esas cosas, ella no es perfecta…tiene que mejorar aún en muchas cosas, sobre todo de carácter. Pero lo que sí me gustaría que nunca cambiase es esa fe en sí misma que tiene, porque eso es lo que le hará cumplir sus sueños.
      Un beso.

  2. Ole la niña!!!! Creo que toda la lluvia que está cayendo hoy por aquí debe ser la baba de la madre de la niña y no es para menos!!!
    Me encanta leer estas cosas, la capacidad de nuestros adolescentes, la tenacidad que muestran para hacer todo aquello en lo que creen, la fe que tienen en sí mismos y en sus capacidades para conseguir aquello que quieren.
    Cuando abra ese restaurante en Londres o en Nueva York, me pido mesa para la inauguración.
    Besinos para las dos a raudales

  3. ¿Entrada ñoña? De eso nada boticaria…¡Menudo orgullo!
    Voy a su blog, lo enlazaré y lo seguiré, porque por las trazas, esta chica llegará lejos.
    ¡Ah! y Felicidades a las dos, a ella por cumplir años y a ti por traerla a este mundo.

    Besos

  4. ¡Pues claro, María José!! Las madres nos sentimos orgullosas casi siempre pero bueno, si el retoño es objetivamente brillante, todavía más. Un escrito muy bonito que tu hija podrá leer ahora y siempre… Me he dado cuenta de que estoy escribiendo este comentario y mirando de reojo a mis hijos porque a sus 2 años y medio y 4 respectivamente todavía no saben leer… En fin, María José, ¡te deseo que disfrutes de todos los éxitos presentes y futuros de tu hija!

    Un abrazo,
    Marta (“Sweet & Home la Vida es Dulce”)

    • ¡Muchas gracias, Marta! Yo creo que todas las madres estamos orgullosas de nuestros hijos, hagan lo que hagan. En mi caso, al menos, es así. Estoy igual de orgullosa de Consuelo que de los otros dos, aunque hayan aprendido a leer más tarde, no hagan más ejercicio que el “sofing”….Lo que pasa es que ahora Consuelo ha hecho esto y me apetecía mucho contarlo.
      Un beso.

  5. Enhorabuena por esta niña (a ver, 17 años … y mi hijo mayor 16 … bueno, tampoco pasa nada porque se lleven un año … Además si se lo lleva a NYC, casi que me hace un favor … bueno, bueno, no es tan descabellado …) Huy, perdona por este silencio, pero es que estaba pensando en cosas mías. Normal que le dediques, como mínimo, una entrada.

    Olé tu niña

  6. ¡¡Si es que es una maravilla de criatura!!
    Yo también me voy a NY y no sé que me voy a poner para la inauguración pero me da igual, joder.
    Querida, esa Niña es buena, muy buena en todo lo que hace; se le ve a leguas la profesionalidad que pone en las cosas.
    Recoge las babas de debajo de la mesa pero te las tienes muy merecidas.
    En momentos así es cuando piensas en que no lo has hecho tan mal. cierto es que había buen material, pero hay quienes con un solomillo hacen una mierda de cena 😛
    Besazo y felicidades

  7. Pues de entrada ñoña, nada. Nos encantan las entradas ñoñas…
    Y nos encanta estar orgullosas de los logros de nuestros hijos:a pesar de todo, cuánta felicidad nos aportan. Dejando de lado las demás “cositas” no tan buenas, ejem….
    Pero creemos que tu hija tiene madera de triunfadora: deja, deja que pase el tiempo y ya nos contarás…
    Un abrazo.

    • Por supuesto que hay días y días. Pero cuando viene uno como el que he contado, te olvidas de los malos…
      Puede que algo del mérito sea mío, pero lo importante es la fe que tiene en sí misma y el tesón que pone en todo lo que hace (menos en recoger la habitación, que a eso no le pone tesón ni ná de ná, jajaja)
      Un beso y gracias por pasarte.

  8. Consuelo es una crack, desde luego ya apuntaba maneras pero es que ahora cada vez que la leo me quedo muerta y tengo que comentarlo en casa. Sin duda abrira ese restaurante asi que aqui otra que se sube al autobus para ir, reservame sitio!
    Besos y enhorabuena por ese trabajo tan bien hecho!

  9. Sé que llego tarde, pero llego tarde, porque creía firmemente que había comentado ya, a no ser que lo hiciera y el comentario haya desaparecido como está pasando últimamente…. o, que la menda esté perdiendo la cabeza, que también puede ser.

    Tu hija es de las personas que nacen siendo luchadoras, que jamás se rinden en los estudios y que creen en ellas mismas con fuerza, y por eso alcanzan sus metas, porque se lo curran a base de esfuerzos y amor propio y…. claro está, ésto siempre tiene su recompensa y ella se lo merece todo, sin conocerla, se sabe que es un encanto.

    Pero también digo que su desquiciada madre tiene mucho de ese mérito.

    “Orgullo de madre, grandeza de hijo”

    Besos apretaos.

    • ¡No llegas tarde! Tus comentarios siempre llegan en el momento justo. Lo que pasa es que con todas estas cosas bonitas que nos estáis diciendo todos, se nos está poniendo un ego a la hija y a la madre que no te cuento…. Un abrazo.

  10. Pingback: ¡Premio! | La boticaria desquiciada

  11. Pingback: Cosechando triunfos (o de cómo tu marido se transmuta en “madredelapantoja”) | La boticaria desquiciada

  12. Pingback: ¿Me hacéis un favor? | La boticaria desquiciada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s